EL ZUMBIDO DEL MOSCARDÓN

El desastre que viene

Por: Alejandro Leyva Aguilar

¿Qué sigue para México?… me quedé pensando en eso cuando vi una foto de la Habana vieja a 63 años del triunfo de la revolución cubana, parece que fue bombardeada con misiles de alto calibre y no, la isla no ha tenido guerra desde hace seis décadas, pero si ha sido bombardeada por la pobreza, el hambre, la marginación.

Subirse a un avión y viajar a Cuba, bajarse en el aeropuerto José Martí, es viajar en el tiempo. Cuando llegas ahí y ves la ciudad gris, sus autos de modelos de los años 50, las paredes de las casas y los conglomerados de viviendas casi deshechos por el tiempo y la sal del mar; cuando caminas por sus calurosas calles te das cuenta de que la revolución detuvo el tiempo en la isla.

¿Nos puede pasar eso en México?, a mí me parece que no por al menos dos circunstancias: la primera es nuestra cercanía con el imperio del norte y la segunda, es que no somos una isla. Allá Fidel Castro pudo contener los ánimos de los isleños porque no tenían a donde huir, pero en México, tenemos posibilidad de irnos de aquí.

El Gobierno de la cuatroté va a durar dos años más y no más. Andrés Manuel, aunque reforme el INE y militarice el país no va a poder perpetuarse en el poder más allá de 2024 y, aunque MORENA gane las elecciones, cualquiera que llegue, incluida la impresentable Claudia Shienbaum, es mejor que el necio del peje.

Lo que nos tiene sin crecimiento económico, con índices fatales de desempleo, sin dinero de ahorro (se ha gastado el 80% de los ahorros de 20 años), con miles de muertes por la violencia, miles de muertes por la pandemia, miles de muertes por falta de medicamentos, con una canasta básica impagable y una inflación imparable, son las ocurrencias y caprichos de un solo hombre.

Lo dijeron en campaña: “Andrés Manuel es un peligro para México” y no se equivocaron. Hoy estamos padeciendo los caprichos y ocurrencias de una persona que está enferma de poder, con una psique dañada por la senectud y por su pasado violento, por ello estamos como estamos.

Pero el peje no es eterno y ya se va, así que debemos ponernos a pensar en lo que viene, en los que vienen y lo peor que nos puede suceder, es que el peje tenga tanta confianza en que va a ganar la elección de 2024, que ponga en la boleta a otro López, es decir a uno de sus hijos ¿qué se lo impide?

Si tiene un binomio a su favor tan poderoso como los militares y los narcotraficantes, lo más probable es que busque perpetuarse con alguien de su sangre, por eso apoya incondicionalmente a Claudia, porque ella es mamá de uno de sus nietos.

Y no hay oposición, la fractura de la Alianza Va por México con las decisiones del PRI, pone en desventaja a esta agrupación, sin embargo, no todo está perdido porque en el Senado, hay alguien que puede ser el fiel de la balanza y ese se llama Ricardo Monreal.

Ricardo Monreal Ávila es el único que ha alzado la voz en la cuatroté y tiene las cartas credenciales para jugarle las contras a un peje que cada vez se ve más desgastado y lacónico más voluble y erizado por el odio y porque sabe que pasará a la historia como el peor presidente que haya tenido México.

Eventualmente Monreal Ávila podría ser el candidato de una alianza opositora que sume a Movimiento Ciudadano y que haga a un lado a la parte del PRI que se inclinó a MORENA para apoyar al peje y una personalidad como la suya, también podría sumar a una parte importante de la sociedad civil que no ve con buena cara a esa parte del PRI que decantó por el peje.

México no es Cuba, ni los mexicanos estamos tan adoctrinados como los cubanos, así que tenemos esperanza, sobre todo si hacemos conciencia de que este gobierno está patas para arriba y no hay manera de enderezarlo, como no sea con nuestra credencial de elector y en las urnas en 2024.

twitter@leyvaguilar

Instagram: leyvaguilar

Facebook: Francisco Alejandro Leyva Aguilar

Entradas relacionadas