ARENA POLÍTICA

MÉXICO CONVULSIONADO POR LA VIOLENCIA

Por: Mario CASTELLANOS ALCÁZAR

La violencia y la sucesión presidencial son temas que convulsionan a México, sin que haya una política definida y planeada del sistema político mexicano, por una parte, el incremento de los homicidios dolosos, los feminicidios y por la otra, las ansias del Gobierno Federal para conservar el poder en manos de MORENA.

La lucha por el poder político, que ya está vigente por la sucesión presidencial del año 2024, ya está presente. Se avizoran barruntos de violencia descarnada entre la misma militancia de MORENA, así, como las tribus del partido guinda y los fanáticos de los presidenciables, destapados prematuramente por el mismo presidente de los mexicanos.

Las corcholatas como ahora se les llama a los tapados, los más visibles: la Jefa del Gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández y, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, están desbocados y van contra viento y marea, violando la Ley Electoral con actos anticipados de campaña, sin importar que se llegue a las últimas consecuencias, a la violencia electoral.

Son 2 factores muy negativos a la política de la Cuarta Transformación de México, que, de no direccionarse, el movimiento de la 4T está en riesgo de desplomarse, sí es que ya está engendrada, pero no se ve así, todo pende de un hilo, mientras la República Mexicana se debate en la fatal violencia ante el fracaso del sistema de seguridad nacional.

Todo vino a poner en jaque al gobierno mexicano, en el escenario nacional e internacional, cuyas consecuencias van en contra de la política de seguridad nacional del Ejecutivo Federal, que, a pesar de los llamados y extrañamientos de los organismos internacionales de derechos humanos y gobiernos extranjeros, estos han manifestado su preocupación, más que el gobierno de la 4T.

Lo que más desacredita al sistema del gobierno mexicano es el reciente asesinato de 2 sacerdotes jesuitas en la Sierra Tarahumara, en Cerocahui, Chihuahua, en el mismo templo de su misión: Javier Campos Morales, “El Gallo” y Joaquín Cesar Mora, “Morita” así como el guía de turistas, Pedro Palma.

Según, fueron atacados por la delincuencia organizada, sin piedad, solo por el hecho de hacer obras de caridad y benevolencia a los tarahumaras, por lo que estos sacerdotes son muy conocidos por su sensibilidad a los problemas sociales, como la pobreza, la marginación, desigualdades y carencias para el bienestar de los naturales.

Lo que sí, los delincuentes ya rebasaron los límites de la moral y los preceptos de la justicia, no solamente en la sociedad, en los grupos de poder, en el gobierno y en los mismos cárteles, sino que ya se metieron en los pulpitos religiosos, vulnerando la creencia, 

La pandemia de la violencia en México no es menor; es letal. Según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Nacional, en lo que va de la administración del actual presidente de México, se han perpetrado 121 mil 642 asesinatos, del año 2018 a mayo del 2022, es decir, en poco más de 3 años, cifra que superó al ex presidente panista, Felipe Calderón Hinojosa, quien se anotó con 120 mil 463 homicidios en los 6 años de su gobierno.

Esto va más allá, la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno Federal, Rosa Isela Rodríguez, apenas el 20 de junio del presente año, había manifestado, que solo en el mes de mayo del 2022, se registraron 2 mil 833 homicidios dolosos, así como 77 feminicidios en todo México.

Pues, sí, pero el Gobierno Federal, no aserta, en su política del combate a la delincuencia organizada, ni frena la violencia, por considerar que la violencia no se combate con más violencia- y a la vez, ha tenido consideración humanitaria con su apotegma de “abrazos- y no balazos”- y que también- los delincuentes son humanos, a la vez, se pronuncia por “el amor y paz”.

El gobierno mexicano ha recibido muchos llamados de organismos internacionales de derechos humanos, como la Organización de las Naciones Unidas, La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, El Parlamento de la Unión Europea y el Gobierno de los Estados Unidos de América para frenar la violencia en México a través de políticas estratégicas de seguridad pública.

Sin embargo, no hay resultados tangibles en materia de seguridad por parte del Ejecutivo, salvo en esta ocasión del asesinato de los sacerdotes jesuitas, que ya calan hondo en el sentimiento y en la moral de los mexicanos, en suma, en lo general, el senador morenista, Ricardo Monreal Ávila, en su calidad de presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, lamentó que este fallando el sistema de seguridad pública.

Además, se pronunció por un análisis y revisión del sistema de seguridad nacional, cuya responsabilidad, dijo, le corresponde al Congreso de la Unión- los diputados y senadores, a través de una nueva legislación al respecto para frenar la violencia, que ya es fatal, pronunciamiento que no le va a gustar al gobierno seguramente, porque este, tiene otros datos respecto a la inseguridad.

carloscastellanos52@hotmail.com

Entradas relacionadas