ARENA POLÍTICA

PRESIDENCIABLES TRIUNFALISTAS

 Por:Carlos CASTELLANOS ALCÁZAR

Luego del debate de los presidenciables, que se realizó el 7 de abril del presente año, existe, la tela de duda- y confusión, en el argot político, en la esfera social, en México y en el extranjero, sobre todo en América Latina, por tratarse de un gobierno de transición; no hubo propuestas ni resultados tangibles por parte de los aspirantes a la presidencia de México.

En el debate de los presidenciables: Claudia Sheimbaum Pardo de la coalición “Sigamos Haciendo Historia” integrada por MORENA, PT Y PVEM; Xóchitl Gálvez Ruiz, de la alianza: PRI, PAN y PRD y Jorge Máynez, de Movimiento Ciudadano, hubo claroscuros- que no convencieron al electorado, que se quedó atónico- porque no hubo propuestas fundamentadas- y se la pasaron en dimes y diretes de poca monta.

Hubo golpes bajos, patadas y sentadillas entre Claudia y Xóchitl, que ya se traían de encargo- y esperaban- la oportunidad para desfogar sus arrebatos, mientras Máynez, se la pasó torpedeando a las dos candidatas, más- en contra de Gálvez, escaramuzas, que causaron irritación social.

Por supuesto, que hubo nerviosismo en las abanderadas, así, como sonrisas frívolas de Máynez- quien no despertó interés de los espectadores, pues, el centro del debate se inclinó hacia Claudia y Xóchitl, que sí- demostraron pesadez y ausencia de concentración de las interrogantes de los moderadores, vía preguntas- de la ciudadanía, que no despertaron el interés público.

Más bien- el debate, no fue debate, serio, formal y profesional, sino, una escaramuza de poca civilidad y falta de ministerio político, por lo mismo- los presidenciables- sin el menor pudor se autodeclararon triunfalistas, sin haber obtenido el genio ni la aprobación de los espectadores, luego de la confrontación estéril y muy vaga, pues- el encuentro fue de refutaciones y acosos personales, donde salieron a relucir los actos de corrupción de una y de la otra, en los puestos públicos desempeñados.

Fue todo un desaguisado, fuera de tono- Claudia- refutó la corrupción de los prianistas- perredistas, en los gobiernos del pasado- que abanderan a Xóchitl- mientras Gálvez- amartillo a Sheimbaum- de ser más de lo mismo, la misma corrupción del actual gobierno de la Cuarta Transformación, principalmente del descarrilamiento de la línea 12 del Metro- que dejó un saldo de 26 muertos por falta de mantenimiento de la vía ferroviaria, siendo la jefa de Gobierno de la ciudad de México.

Xóchitl, bautizó a Claudia- como la “Dama de Hielo” al referirse a los 26 muertos- que carga en su conciencia- entre, otros agravios en su contra- y demás lindezas- de ida y vuelta, de una a la otra- y la que salió más perjudicada es la candidata oficial, Sheinbaum- impuesta desde el Palacio Nacional, quien no perdió la oportunidad para enviar lisonjas al “mejor presidente”, como lo dijo;  Claudia- tiene todo el poder del Estado, mientras Gálvez, en su calidad de opositora tiene garbo para denunciar los acometidos del régimen, que se resumen en actos de corrupción.

Nadie ganó el debate, aunque- simpatizantes, de una y de la otra- dieron el triunfo a Claudia- y otros a Xóchitl, por cuestión- de afecto e interpretaciones, pero- en realidad apenas, fue un finteo, que no les favoreció en el porcentaje de preferencias.

Los tema sobre educación, salud, combate a la corrupción, violencia a las mujeres, inseguridad- y otros, apenas, se salpicaron, pues además- el formato de debate, no garantizó el tiempo necesario para el desglose de las propuestas, pues- se cruzaron las preguntas en cuestión de segundos, a decir, porque todo fue a la carrera, como un ensayo- a  modo de la candidata oficial, Sheimbaum- que lleva la de perder- por ser oficial- cuya responsabilidad recayó en el Instituto Nacional Electoral, a cargo del debate.

carloscastellanos52@hotmail.com

Entradas relacionadas