EL ZUMBIDO DEL MOSCARDÓN

INEPTITUD

Por: Alejandro Leyva Aguilar

Si hay algo que puede cambiar la realidad de este país para bien o para mal y me he cansado de repetirlo hasta el cansancio, es la EDUCACIÓN y eso lo sabe bien el peje por eso creó su “modelo educativo” que no es otra cosa que el adoctrinamiento de las nuevas generaciones de mexicanos para que le sigan sirviendo a él o a quien ocupe su lugar en el Maximato.

Haber puesto a una delincuente comprobada como Delfina Gómez son re quien pesan acusaciones de corrupción, nepotismo y desvío de recursos del Ayuntamiento de Texcoco, nos dio el primer indicio de por dónde va la cuatroté en materia educativa.

A la impresentable Delfina Gómez, la sustituyó por Leticia Ramírez, para el peje, una mujer “leal”, requisito indispensable para pertenecer a este gobierno y yo le añadiría: suficientemente sumisa, extremadamente obediente, descaradamente ignorante; es decir, la mujer perfecta para manipularla desde Palacio Nacional para los fines aviesos del “presidente”, así en minúsculas y entre comillas.

La verdad leí algunas líneas del nuevo modelo educativo de la cuetroté y no le encontré ni pies ni cabeza en cuanto a una reforma sustantiva a los planes y programas de estudio de la Secretaría de Educación Pública.

Lo que si noté, fue la inclusión de un método de adoctrinamiento y polarización social que es muy conveniente para la cuatroté y eso claro que no se lo explicaron a Leticia Ramírez, por eso en la entrevista que le hizo Televisa, daba tumbos y vueltas hasta que una de las preguntas, de plano no la pudo responder, porque ni tiene la capacidad técnica pedagógica, ni mucho menos la inteligencia para defender un proyecto que no conoce.

Le preguntaron ¿cómo va a aprender matemáticas un alumno de segundo año de primaria con el nuevo modelo educativo?, y después de un silencio sepulcral, dijo “hummm no podría responder esa pregunta”, mostrando así su talante, su escaso talento y su mucha ignorancia.

Argüía minutos antes que el nuevo modelo educativo se basa en la “vocación productiva” de cada región donde se imparte la materia porque, aseguró, no es lo mismo la enseñanza en las zonas urbanas que en las rurales…

O sea que en la Ciudad de México 2+2 son cuatro, pero en Guerrero o en Oaxaca quizá son 3 o 5… la Señora esa no tiene la menor idea de que las matemáticas son una ciencia casi exacta donde no caben ni las suspicacias, ni el adoctrinamiento, ni las codependencias, ni la política, ni los caprichos de un megalómano.

Las matemáticas y eso hay que dejárselo muy claro al peje y a su personaje guiñol que tiene en la SEP, sirven para RAZONAR, un proceso mental que poco se le da al inquilino de Palacio Nacional y que por su ausencia en la mente de quien manda, nos tiene al borde del colapso total.

Afortunadamente México no es la Alemania Nazi y al peje NUNCA llegará a ser Adolfo Hitler, por tanto, tenemos esperanza de, si no en la escuela, sí desde la casa enseñarle a las nuevas generaciones a pensar, a razonar, a cuestionar a buscar respuestas o a exigirlas, a ser productivos y pro-activos en sus comunidades y en señalar y expulsar a quienes prometan resultados y no los den.

Estamos en la era de la revolución digital y eso lo deben de tener presente los padres de familia, porque TODA LA INFORMACIÓN YA ESTÁ EN LA RED y es accesible para quien sepa buscar, por eso no debemos espantarnos tanto de “nuevo” modelo educativo que pretender aprobar a todos los alumnos del país, justamente porque el propio modelo nació reprobado. Hay que toman en cuenta que, lo que no se evalúa, no tiene manera de mejorar.

Y es obvio que al peje no le gusta que lo evalúen porque en todo sale reprobado, por eso la evaluación del “nuevo” modelo -para mi más obsoleto que el modelo prusiano usado por cientos de años en el mundo- será un par de preguntas en positivo para aprobar: ¿conoces al peje?, ¿es el mejor presidente?, y ya con eso tienes 10.

@leyvaguilar

Instagram: leyvaguilar

Facebook: Francisco Alejandro Leyva Aguilar

Entradas relacionadas